LA VIE EN ROSE

Mirando las fotos de Carlos Granados, fotógrafo madrileño apasionado del retrato, no se me ocurre otra cosa que escuchar a Édith Piaf para que inspire todavía más esta sensación de ver las fotos de “Los Desheredados”. El drama humano es quizá uno de los máximos potenciales creativos de arte. Dentro del hastío vital de algunos, las historias dificiles y la marginación, aflora la verdadera belleza desgarradora, la belleza que duele y la más hermosa. Qué sería de nosotros si nos quitaran lo que nos hace únicos… nuestra personalidad, que es al fin y al cabo lo que muestra este trabajo, que en la variedad está el gusto y que hay muchos fuera de la marquesina social.

Retratos de un trabajo inacabado que seguirá creciendo, porque siempre habrá personajes atrayentes, distintos, por lo que sea. No señores, ya sabemos que no todo es de color de rosa.

Gracias Édith… y gracias Carlos…

 

Explícanos un poco más que te llevó a hacer este trabajo que nos presentas, a parte de lo evidente ¿qué buscas transmitir?

“Los desheredados” es un trabajo que empecé hace aproximadamente ocho años en el cuál he tenido parones para realizar otras cuestiones de mi vida y hacer otros trabajos, pero ahora mismo está casi terminado, digo casi porque es un trabajo infinito debido a que el retrato nunca acaba porque siempre me voy encontrando con gente que encaja en el trabajo… porque allá donde voy, siempre hay gente que vive de una manera diferente, que se posiciona distinto. Al principio simplemente quería retratar porque me encantaba el retrato.. pero empezaron a salir un montón de retratos de gente que para mi eran interesantes ante la cámara, que transmitían fuerza, ya no solo por su estética, también por su mirada y por supuesto por su historia. Entonces empece a contar… una historia! Eso es lo que quiero transmitir, una historia en la cual se habla de una manera diferente de vivir, con orgullo de ser lo que se es y de salir un poco de lo socialmente establecido.

 

La soledad…

La soledad en el retrato es a veces forzosa porque el sujeto se enfrenta ante la cámara sólo y él sólo tiene el peso de llenar todo el encuadre, un peso bastante grande, pero yo no trato de reflexionar sobre la soledad, sobre todo intento sacar la belleza de situaciones que son bastante crudas y llamar la atención de ciertos sujetos que mediante mi manera de mostrarlos a los demás los hago más sugerentes. Para mi, mis imágenes no transmiten una belleza física “evidente” pero la fuerza con la que yo intento sacar a los modelos transmite una belleza que está por encima de toda belleza estética aparente. Intento reflexionar sobre ello en cada fotografía. Es un homenaje a las flores que crecen en la basura, que es para mi donde ésta cobra sentido.

 

Parece que cada foto sea un mundo, cada personaje con su localización, ¿piensas la foto para cada modelo?

Bueno, todas las fotografías tienen un trabajo previo bastante intenso de localización de escenarios y de sujetos, no todos los sujetos valen ni todos los escenarios tampoco. Si, elijo un escenario para cada sujeto y si él no puede o no quiere realizar la sesión ahí, anulo la sesión. Es el escenario el que habla de cada personaje. Hay algún modelo que no he conseguido fotografiar por no encontrar el sitio idóneo, pero son los gajes del oficio.

Sigues un estilo muy característico, pero me gustaría que tu mismo te definieras…

Mi estilo es el que es, no sabría definirlo, es una mezcla de todos los fotógrafos que he ido viendo a lo largo de mi vida sobre todo del retrato y unas buenas dosis de locura…

granados2

¿Dónde podemos encontrar a Los Desheredados?

Lo he expuesto varias veces en exposiciones colectivas y últimamente en exposiciones individuales, en Alcorcón, en Madrid en la Tabacalera, en la Ciudad Universitaria de Paris, en el Instituto Europeo de Diseño, en el Urban Underground de Madrid etc… También he presentado un catálogo y un audiovisual como homenaje a todos los retratados y también de otros trabajos. Esto ha estado en galerías de Gijón y Madrid y ahora “Los Desheredados” seguramente se vayan a Barcelona. A ver si puedo hacer una exposición individual de ellos en Madrid, ésa es la idea. Si alguien está interesado en conseguir mi catálogo, está en la tienda de fotografía que pertenece a la galería La Fábrica.

 

¿Una fotografía inolvidable?

Puff… ¡¡Hay tantas!! Hay un fotógrafo que a mi me ha motivado mucho, Irving Penn. Por si alguien no lo conoce que le eche un vistazo y, de paso, a Roller Ballen que además de inolvidable es buenísimo!

 

Háblanos un poco de este último proyecto con luces que tienes entre manos y del sentido urbano que le quieres dar…

Es un trabajo con linternas, mi idea es poder pintar en la calle como si fuese un graffitero, pintar con la luz y poder realizar imágenes con la mezcla de todas las luces artificiales que vaya utilizando. Una forma de crear otra imagen partiendo de la imagen real y así poder transformar todos los sitios que elija. Está en proyecto y espero poder de aquí a nada colgar alguna imagen para que la gente lo vea y me diga que piensa de ello… Lo empecé en Barcelona, fuí pintando las calles y transformando la imagen durante dos meses, investigando y probando nuevas formas de realizar fotografías.

 

Lo mejor de la fotografía para ti…

Indudablemente para mi la fotografía tiene algo que no tiene ninguna otra disciplina: poder coger de la realidad un cacho y hacerlo interesante. Seleccionar una parte de todo lo que vemos y llevárnoslo para nosotros. Un momento irrepetible que jamás volverá a pasar y que queda todo lo que dure esa fotografía. La fotografía como recuerdo y como denuncia es algo muy valioso para mi.

Artículos Relacionados