Lo dicho, siempre es plato de buen gusto aprender algo y más si es al lado de alguien tan interesante.

LA SOLEDAD Y EL ARTISTA.

Creo que más que de fotógrafo podriamos calificar a Javier Bejarano, de un polifacético artista. Cada vez que preparo la entrevista del mes, ya sabéis, mirar el trabajo de quien tendrás delante y preguntarme qué me gustaría saber de su autor… Sueles llegar a la cita con la sensación de conocer mínimamente a esa persona, en lo que se refiere a su vida profesional, obvio. Con Javier, tuve la sensación de haber estado viendo más que fotos, sentimientos plasmados de un artista, extremadamente sensible al mundo que habitamos. Fotografías de objetos, de cosas, de instantes cotidianos… triviales para cualquier mortal. Te informan de que quien las hizo veía esa misma realidad de manera muy dispar a ti.

Un día sintió la necesidad de escapar, irse de Madrid… Huyendo del ajetreo que supone y también de sí mismo. El sitio elegido fué Gijón, cerca del Mar y allí sigue hasta la fecha. Las fotos que mostramos de él, provienen todas de “La Soledad del Corredor de Fondo” su trabajo fotográfico más amplio, del que sacó un libro con el mismo título. Además de fotógrafo, extiende su trabajo a la música experimental, con varios proyectos. También cuenta con una manera peculiar de hacer arte urbano creando cuadros en forma de cartelería, son sus fotos tocadas con diferentes técnicas en el momento del revelado. Cuando hablas con él te transmite oleadas de pasión por lo que hace, intuyendo que sin ello no podría vivir puesto que parece una misma extensión de su alma, necesitando proyectarlo de diferentes formas.

10475913_607218349387515_2858629532918830778_n

Tu proyecto más reciente, de dónde están sacadas las fotos que nos traes para la editorial de Addiciones, son del libro “La Soledad del Corredor de Fondo” que actualmente está a la venta, es una especie de diario de a bordo del primer año que pasaste en Gijón, retratado en cincuenta fotos. Cuéntame cómo te surgió la idea…

Bueno…yo me fuí allí un poco huyendo…en fin…de mi. (risas). Allí empezé a hacer una foto cada día, un autoretrato o lo que me surgiera. Todas con una frase, que en este caso son los títulos, un poco por justificar el por qué estaba allí. Son trescientos sesenta y cinco días del año y cada día una foto. Al final sólo se publicaron la mejores cincuenta. Al principio es un poco yo y mi soledad, las cosas que me rodeaban…pero poco a poco van apareciendo personas que voy conociendo.

4

Hablando de los títulos, como dices a cada foto tuya inexorablemente le sigue un título, que además son muy curiosos. ¿Intentas mantener una temática pensada de antes o cuando tienes algo, después le pones el título que te sugiera?

Sobre todo cuando hice el diario, ya que hasta ese momento hacía fotos que no titulaba. Me embauqué en una especie de juego que era hacer una foto al día a lo que me parecía importante y a cada una la tenía que llamar de alguna manera. En el caso del diario, el título es casi tan importante como la foto, porque una vez que te vas metiendo en él, el mismo título te lleva a otro sitio, ya que hay veces que hago homenajes a artistas y cosas así… utilizando el título como una pista.

Se palpa la influencia del cine…

Sin duda, el cine es otra de mis grandes pasiones, muchas de las fotos intento que parezcan escenas y la luz siempre muy cinematográfica.

¿Una pelicula fetiche?

Me encanta “El cielo sobre Berlin” de Wim Wenders, “Bufalo ‘66” de Vincent Gallo…soy muy cinéfilo. Me hubiese gustado mucho hacer cine.

No veo muchas personas retratadas es tus fotografías, abundan más los objetos, paisajes, incluso animales. Si hay alguna persona suele estar en un segundo plano… En general ¿Cómo definirias tu trabajo?

Yo antes hacía fotos sobre todo de personas, pero llevo mucho tiempo en esto, empezé con catorce años y tengo treinta…asique imagínate. De hacer sólo fotos centradas en personas me aburrí. Hay una parte de mi trabajo que son “Los hombres cifra” donde salen personas pero muy pequeñas, mezcladas con el todo, con el mensaje alegórico a lo pequeños que somos entre tanto… Antes hacía más fotos instintivamente ahora es más meditado. Antes utilizaba cámaras más pequeñas y sacaba instantes, algo que me llamase la atención y ya está, en un momento lo inmortalizaba. Ahora voy con cámaras más grandes y me lleva más tiempo hacer la foto y en ese tiempo… pues me la pienso más.

306720_268331289942891_271702802_n

¿Documental o visual?

Visual. No hay nada que me satisfaga más que ir andando cámara en mano y fotografiando lo que me llame la atención. Procuro que sea más estético que documental, no pretendo transmitir tanto la realidad aunque a veces lo parezca.
Me interesa la belleza más que cualquier otra cosa, aunque para mi, no sólo hay belleza en lo bonito, también la encuentro por ejemplo, en un cenicero a rebosar de colillas, (risas), si en el momento lo creo así.

77953_353691628073523_1775861110_o

A la hora de retratar….

Lo más importante es plasmar lo que me transmite el personaje, en la foto. Si dijéramos que tengo que retratar a un músico o a quien sea, primero pienso como le veo y después me surge la idea, por ejemplo, llevarle a un frontón porque pienso que es una persona que recibe muchos golpes… pienso en un tipo de luz de un día en concreto…más que sacarles guapos o feos. La estética es importante, sí, pero tiene que conmover, si no conmueve es sólo decoración.

 

Si te llamo artista, ¿ Qué me contestas ? Te consideras como tal o más fotógrafo que otra cosa. Háblanos acerca de los carteles que haces con tus fotos.

La palabra artista, a mi no me gusta, porque hoy en día, como que ha perdido su valor. Ya todo el mundo hace arte, uno que hace música, el otro que escribe, el que hace fotos… yo pues hago lo que me gusta. Pego carteles por las calles, hago fotos, música…Lo que busco es emocionar a la gente, luego que sea arte o no, eso ya que lo decidan otros. Lo de los carteles, primero selecciono la foto, que sean rostros expresivos,como de cine alemán, por ejemplo. Depúes los manipulo con un pincel a la hora de revelarlos y les doy la forma que me sugiera al final los escaneo y hago carteles… los pego por la calle o dónde vea, este trabajo lo expuse en la Tabacalera de Madrid.

10383840_823973781045303_1260488059271646573_o

¿Una próxima exposición?

Sí, tengo una preparada en Gijón, para el veintiocho de marzo, la sala se llama “El Arte de lo Imposible”, aquí la clientela es más plástica, porque es una galería más orientada a la pintura, asique para esta prepararé algo más parecido a lo de los carteles. En Gijón también trabajo con otra galería que se llama “Mediadvanced”, más dirigida a la fotografía. Además ahora tengo algún que otro proyecto en la radio y una beca para hacer un mapa sonoro en Extremadura…tengo la necesidad de estar haciendo cosas constantemente. Sin duda mi problema y mi virtud es la dispersión, pero es algo que necesito, así nunca dejo de aprender.

Ya veo que tienes varios frentes abiertos, pero si tuvieras que decidir qué es con lo que más disfrutas, qué me dirías…

Sin duda ir andando, de viaje… con mi cámara en la mano y ver algo que me llame la atención, fotografiarlo y quedarme con la sensación de que me lo he llevado para mi y para siempre.

ADDiciones magazine.

Artículos Relacionados